Buscador de contenido Catolico

jueves, 1 de julio de 2010

El Asesor: Amigo que Acompaña.

Bookmark and Share El joven necesita algunas referencias por parte de los adultos que le ayuden en su crecimiento. No es ser simplemente el adulto que está allí vigilando el comportamiento de los jóvenes; es ser una persona que se ha ganado el respeto y la confianza de los jóvenes por su cercanía y claridad, por su espontaneidad y apertura a los demás, por su exigencia y fidelidad al otro.


Este asesor comienza a compartir con los jóvenes las intimidades de ellos, cosas que con mucha dificultad podrían expresar a sus amigos, pero que con naturalidad las tratan con su asesor.

Esta característica también exige un equilibrio, comprendiendo que se es amigo del joven a un nivel distinto del existente entre ellos mismos. El respeto por esa camaradería que poseen los jóvenes entre sí, y comprender que será otro tipo de relación con el asesor, ayuda a que el joven le tenga confianza y comprenda la posición del asesor frente al grupo